El Parque Nacional Kruger

Uno de los más grandes y renombrados santuarios de fauna en el mundo, el Parque Kruger, ocupa una superficie de aproximadamente 19.500 km2 en la sabana boscosa del Transvaal Oriental. Es el habitat natural de centenares de especies de animales y aves. Leones, elefantes, jirafas, cocodrilos, babuinos, cebras y un gran número y variedad de antílopes se ven con frecuencia en el curso de un día de paseo en coche por los caminos que en el Parque zigzaguean entre campamentos, abrevaderos y pastizales. Algunas de sus aves son el roller de pechuga lila, buitres, cálaos y serpentarias.

Pero el Parque Kruger adquiere su encanto de algo más que su fauna. Su paisaje y vida vegetal desempeñan un esencial papel. La región entera es un parque gigantesco, dotado de árboles y arbustos, con saliencias rocosas, ocasionales hileras de colinas y corrientes de agua bordeadas por la densa y oscura vegetación ribereña que define y modula el casi interminable mar de lustrosa maleza. El amante de la naturaleza entusiasta y enérgico podrá gozar de la vivencia recompensante que presupone un “Sendero de la Selva”, las así llamadas excursiones a pie de tres días de duración. Se atraviesa la sabana en compañía de un guardaparque y se pernocta en tiendas de campaña, brillante alternativa a la observación de la fauna desde un vehículo.